Denia julio 2014


Un año más, hemos pasado dos semanas de vacaciones en el Vergel, junto a Denia.

El paso de los años y algunas experiencias como la que voy a contar, nos hacen pensar en tomar ciertas precauciones y ver algo de peligro, donde antes solo veíamos diversión.

En este caso una experimentada windsurfista de la zona y con un nivel alto de navegación estaba disfrutando de un buen lebeche fuerza 5. Estando en el punto más alejado de la costa, se le separa la tabla de la vela. El motivo lo desconozco, pero el caso es que tras la caída la tabla toma su propio rumbo empujado por el fuerte viento y ella es incapaz de alcanzarla.

Tras perder la tabla, el aparejo en estas circunstancias tampoco es de mucha ayuda para intentar llegar a nado a la orilla, estando a 1 kilometro de la misma aproximadamente. Tras perder todo el material y estando nadando hacia la costa con el incordio del viento lateral y ligeramente de tierra la suerte hace que un windsurfista pase junto a ella y le pregunte que hace nadando tan lejos.

Tras las explicaciones y agarrada a la tabla de su rescatador consiguen llegar a la orilla.

Visto fríamente no parece una situación de excesivo riesgo, teniendo en cuenta que es verano, el agua a unos 25 grados, media tarde con unas cuantas horas de luz por delante y en un spot bastante concurrido. Pero también es cierto que un buen chaleco y un teléfono en una bolsa estanca añadirían un extra de seguridad y tranquilidad a nuestros baños, para nosotros y para los que nos están esperando en la orilla.

Eso además de no hacer bordos eternos en solitario mar adentro. Tampoco es mala cosa navegar algo a barlovento del punto de partida si es posible, ya que perder barlovento se hace muy rápidamente y si estamos a barlovento y rompemos algo tendremos que pasar necesariamente por el bordo natural de nuestro spot, por el que además se supone que habrá más transito de windsurfistas que nos puedan ver.
En las tres primeras fotos se ve a varios navegantes habituales de la zona y con mucho nivel y experiencia que siempre van con chaleco.














Un par de fotos mías gracias a Emilio:

Una de las nuevas generaciones:
Y varias "artisticas":